¿Qué es esto?


La vida es un cambio constante, solo queda adaptarte.



martes, 31 de diciembre de 2013

Filosoráptor volador

No quería dejar pasar el último día del año sin publicar algo. 
Recuerdo cuándo inicié este blog y la finalidad de su existencia no era para contar los hecho de mi vida de manera directa, sino más bien para volcar mi afición literaria. Finalmente terminó siendo una suerte de híbrido litero-catártico que utiliza un lenguaje más bien coloquial. No me disgusta del todo, pero tampoco me llega a satisfacer. Digamos que está bien. Por eso decidí que escribiría y publicaría en él lo que me plazca y cuando me plazca. 

Todos los años nuevos, pienso en poder tener la capacidad de viajar a velocidades supersónicas y vivir el último día del año más largo. Empezaría mi día en Kiribati (un grupo de islas en en Pacífico, al norte de Australia), lugar que recibe el año nuevo por primera vez, mientras exista, claro, porqué tiene peligro de hundirse y desaparecer debido al cambio climático. También podría ir a Samoa. Están muy cerca.
Luego, enrrumbaría a Nueva Zelanda, ahí mi día ya tendría veinticinco horas. El festejo continuaría. 
De ahí viene Sidney, en Australia, para ver el espectáculo de fuegos artificiales (Me imagino qué es legal, ¿no?). Y así comenzaría a recorrer el mundo, pasando por Tokyo, Bangkok, Abu Dabi, Moscú, Atenas, Berlín, Madrid, Londrés, Río de Janeiro, Buenos Aires, Santiago, Nueva York-Cuzco (estoy en duda), Mexico DF, La Vegas, Los Ángeles, y finalizaría en Hono Lulu (comienzo con playa y termino con playa), para finalmente descansar de un día de 48 horas (si no fallan los cálculos), que por un momento me pareció un día sin fin y es por que a veces no queremos que las cosas terminen. . 

Tortugas 2011 - Foto Luis Morelli


Como suele suceder siempre, al igual que cuando empecé este blog, tenía una idea para escribir en este post y finalmente salió otra. 
Las cosas a veces no salen cómo las planeas, pueden salir aún mejor. Es mejor a veces no cargar con mochilas pesadas y simplemente dejar que la imaginación vuele, eso ayuda a dejarlas ir. Es en esos momentos cuando se tiene un segundo de lucidez y todo parece más claro y sencillo. 

Ya quiero que llegue la tarde para poder dar mi último paseo del año por el malecón y mirar ese mar infinito que con su ir y venir trae buenas cosas y se lleva todo lo malo e imaginarme que al otro lado de ese mar ya es mañana y que aún me quedan a mi algunas horas para agradecer y disfrutar viendo los últimos rayos de sol del día que se va. No hay mejor forma de despedir/recibir un año.

Tortugas 2011 - Foto: Rociolv


Tortugas 2011- Foto: Rociolv




5 comentarios:

  1. Si una celebración "normal" de Año Nuevo me deja fuera de servicio al día siguiente, no me imagino una celebración de 48 horas.

    Despide bien el año y que el 2014 sea mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elmo. Con imaginación, todo de puede. Te imaginas poder romper las barreras de espacio y tiempo y poder viajar al futuro y al
      Pasado? Eso es lo que "ocurre" cuando vamos o volvemos de husos horarios diferentes o al menos eso es lo que yo quiero creer. Feliz año!

      Eliminar